¿Por qué elegir la depilación con cera?

Aunque en el mercado existen otros sistemas, lo cierto es que hoy por hoy, la depilación con cera sigue siendo el sistema más demandado para acabar con el vello.Que si duele, que si apenas dura, que si irrita…

Todas estas afirmaciones ya forman parte de la historia. Al día de hoy las diferentes fórmulas, cada vez más avanzadas y la técnica de nuestras profesionales, hacen que este tratamiento sea prácticamente indoloro.La depilación con cera es garantía de un resultado impecable y duradero:

Arranca el vello de raíz, tarda tres o cuatro semanas en volver a aparecer y se va debilitando a lo largo de las sucesivas sesiones.Actualmente realizamos dos tipos de depilación con cera, la cera tibia y la cera caliente:La cera caliente es el sistema más tradicional. Está elaborada a partir de una resina que le proporciona una consistencia más elástica y cremosa. Es de gran efectividad dado que se adhiere perfectamente a la piel. Presenta la ventaja de facilitar la extracción del vello, ya que produce una pequeña dilatación en el folículo piloso, de esta forma la depilación resulta más suave y prácticamente indolora. La utilizamos para depilar el labio superior y las zonas más delicadas del cuerpo como las axilas, la línea interglútea y las ingles.

La cera tibia se ha convertido en la mejor opción de depilación con cera debido a que es rápida,higiénica y duradera. Proporciona excelentes resultados, siendo uno de los tipos de depilación menos agresiva para la piel. Su aplicación no resulta en absoluto angustiosa ya que se hace a temperatura corporal a través de un práctico sistema de roll-on. A continuación se extrae el vello de raíz, de forma suave y eficaz, mediante unas bandas de papel-tela desechables. Su baja temperatura evita la aparición de pelos enterrados bajo la epidermis. Los excelentes activos que contienen nuestros roll-on retardan la aparición del vello y proporcionan una piel hidratada y suave. Al contrario que la cera caliente, presenta la ventaja de poder usarse en personas con problemas de circulación.

Después de la depilación con cera aplicamos aceite post-depil o una ampolla retardadora del vello, para calmar e hidratar la piel. Estos productos se extienden y absorben fácilmente proporcionando una excelente sensación de frescor, restaurando los niveles de humedad en la piel y ayudando a estimular la circulación sanguínea. Además actúa sobre el folículo piloso retrasando el crecimiento del vello.